Son varios los efectos beneficiosos que tiene para el bebé ser porteado (llevado encima), entre ellos queremos destacar los siguientes:

  1. Sensación de seguridad:  El bebé se siente protegido por la cercanía del portador.
  2. Bienestar: Le ayuda a regular su temperatura.  El sentimiento de protección hace que el metabolismo del bebé esté más equilibrado, evita estados de alarma/ansiedad…
  3. Facilita la lactancia materna: Los padres pueden reaccionar enseguida ante los primeros signos de hambre.
  4. Estimulación adecuada para su nivel de desarrollo: Un desarrollo físico sano, requiere que los sentidos básicos ( acto, equilibrio…) se integren correctamente  y que el bebé aprenda a procesar toda esta información. Son los sentidos más importantes para su desarrollo. Cuanto más estímulo adecuado recibe un órgano sensorial, mejor será la integración de esta información.
  5. Mejor cuidado: El llanto no pasa desapercibido, los padres reaccionan de forma más rápida ante el hambre, sed, pañal sucio…
  6. Integración en la vida diaria: El bebé tiene más posibilidades de participar en el ambiente familiar, esto le muestra las experiencias propias de su entorno y de su próxima infancia.
  7. Estimulación temprana: El contacto sobre la piel, el movimiento y el balanceo son estímulos básicos para el desarrollo del bebé, además tiene la posibilidad de descubrir su ambiente habitual con los ojos, el oído, el olfato.
  8. Desarrollo físico: Llevar al bebé en una posición adecuada facilita que sus caderas se desarrollen correctamente. El uso del sistema de porteo (mochila, fular…) adecuado, se puede usar como tratamiento adicional en formas de displasia subluxación de cadera….
  9. Seguridad: El pequeño participa del ambiente familiar desde una posición segura. Existe menos riesgo de un accidente por falta de vigilancia y evita el contacto con el suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *